emowe: aprendizaje
Compártelo :)

¿Sabías que mediante el juego puedes detectar posible problemas de desarrollo infantil?

Queremos ayudarte como padres a que te aproveches del juego para estimular todo su potencial y desarrollar sus inteligencias múltiples. Además mediante el juego puedes detectar a tiempo posibles problemas en su desarrollo y ahorrarte serios problemas luego. Haz clic en el botón y aprende un poco más.

Cómo ayudar a niños con TDAH o déficit de atención

que es la psicomotricidad

Hoy traemos una invitada para hablarnos de uno de los problemas que más nos preguntáis en los correos y que está creciendo continuamente en los niños.

Es el Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad o el TDAH. Aproximadamente representa el 20-40% de las consultas de psiquiatría infantil. Y muchos padres jamás llegan a identificar que su hijo tiene TDAH.

¿Qué es el TDAH?

Para que lo entendamos es un trastorno o irregularidad que provoca que los niños o nuestros hijos se comporten de una forma impulsiva, que no paren quietos, que les cueste mantener la atención y concentración sobre las actividades que realizan de una forma continua. Sobre todo se aprecia cuando deben mantener un esfuerzo continuo durante un tiempo prolongado para realizar una tarea. Por ejemplo, un puzzle o una construcción.

¿Cómo puedo detectar el TDAH en mi hijo?

Lo podemos detectar en niños que no son contantes en sus juegos, que empiezan a jugar y se cansan enseguida. Cambian continuamente de juegos y juguetes, se aburren si no reciben continuamente nuevos estímulos que los motiven lo cual les impide realizar determinadas tareas escolares o domésticas donde no existe una fuente de estímulos variada.

Pues para hablar de todo esto y centrándose en el rendimiento escolar y cómo estudiar con TDAH hemos traído a Yaiza Leal.

Ella es Psicóloga Clínica experta en Crecimiento Personal y Mindfulness. Ayuda a personas a conocer mejor su mente para vivir una vida equilibrada, y lo más importante, ser feliz.

¿Dominas tu mente o ella a ti? Descúbrelo en yaizaleal.com

¿Cómo ayudar a mi hijo si tiene TDAH?

El diagnóstico por TDAH (Déficit de atención con o sin hiperactividad) cada vez es más conocido.

Los psicólogos sabemos que hay un sobre-diagnóstico. Esto quiere decir que probablemente muchos niños y niñas que realmente no tienen TDAH están diagnosticados como tal.

Esto es debido al sistema sanitario actual, sobre todo en cuanto al protocolo de psicología, dirigido actualmente por psiquiatras.

De todos modos, tengas o no un diagnóstico fiable, vamos a hablar sobre cómo puedes estudiar de la mejor manera posible “si tienes” TDAH.

Los principales problemas para estudiar si tienes TDAH

La verdad es que no todos los niños ni adultos diagnosticados con TDAH tienen problemas para estudiar.

Además se asocia la idea de que “si tienes TDAH” eres “malo estudiando”. Y la verdad es que no tiene nada que ver.

Si tienes TDAH solo quieres estudiar las cosas que te interesan, porque todo lo demás te aburre mucho, pero puedes hacerlo si te lo propones.

La diferencia entre querer y poder es importantísima. Y más si hablamos de TDAH. Muchas personas las confunden y juzgan a las personas con este diagnóstico de malas estudiantes.

La motivación lo es todo

Cabe apuntar que muchísimos niños que fracasaban en la escuela se han sacado carreras universitarias. O han emprendido proyectos empresariales como directores o grandes colaboradores.

Así que si tu hijo o hija no saca buenas notas ni tiene un interés agudo por ir a la escuela, no le juzgues. Puede ser muy buen estudiante o profesional de todos modos.

¿Por qué alguien que de pequeño no tiene interés por estudiar puede convertirse en una persona exitosa?

Creo que lo intuyes.

Sí. Es por la motivación.

Ya también por más cosas:

  • Las personas diagnosticadas de TDAH normalmente no les gusta que les digan lo que tienen qué hacer.

Normalmente a lo largo de su vida, a menudo por la inquietud que suelen mostrar, reciben muchas broncas, críticas e indicaciones sobre lo que hay y lo que no hay qué hacer.

Por ese motivo muchas veces “odian” los estudios. Por la exigencia de padres, profesores y la presión que a veces supone la comparación con los amigos y compañeros.

Así que cuando uno es adulto y puede tomar sus propias decisiones, a veces incluso para probar la valía personal, se decide estudiar o realizar cualquier otra profesión que incluya cierta dificultad.

  • Que no tengan interés por los estudios no significa que no tengan ganas de aprender.

De hecho, el niño o niña con TDAH tiene hambre de aprender.

Su inquietud le lleva constantemente a experimentar y a hacerse preguntas sobre el mundo.

Y contando que tienen mucha energía… ¿Esperar que aprendan con un libro? ¿Escribiendo? ¿Sentados escuchando un adulto al que no entienden el cincuenta por ciento del rato?

No. Así no.

Si teníamos esa ilusión quiere decir que aun no sabemos nada sobre el niño o adulto con TDAH.

Los niños con este diagnóstico necesitan probar por ellos mismos, imitar a sus referentes, equivocarse y aprender de mil maneras distintas.

  • Si tienen la oportunidad de experimentar, van a ser buenos sin duda.

Si ellos pueden experimentar y aprender de diferentes maneras, esto incluye de la manera convencional y no convencional, entonces van a ser una máquina.

¿Cómo que van a ser una máquina?

Sí. Ahora tienen interés (motivación), conocimientos y mucha energía. Incluso si hace falta, ahora que sí que tienen un motivo que les mueve, pueden coger los libros que haga falta. Porque esto les acercará más al objetivo que ellos se han propuesto.

  • Son imparables si confían en ellos mismos.

Si no se les a juzgado demasiado y se les ha entendido, incluso ofrecido recursos para que desarrollen a su manera, la persona con TDAH sabe identificar rápidamente aquello que se le da bien.

Hemos comentado que lo suyo es experimentar, así que no necesita pensarlo mucho. Sabe perfectamente qué es y qué no es lo que se le da bien. Aunque está dispuesto a todo.

Así que si algo se le da bien, probablemente obtenga buenos resultados y a menudo aprobación y aceptación de los demás. Lo que va alimentar su deseo de seguir mejorando y aprendiendo.

¿Cómo pueden motivarse por los estudios cuando son pequeños? De 5 a 11 años

Entiendo que entiendas que la motivación es todo, pero eso no te quita la preocupación para que los niños realicen la educación obligatoria del mejor modo posible.

Y en la mayoría de clases hay tantos alumnos que no se puede prestar una atención individualizada, así que debe aprender a acudir a la escuela por su propia cuenta.

Así que para esto habrá que trabajar en la escuela, pero sobretodo también en casa.

Cuando digo trabajar no me refiero a estar muchas horas estudiando y a qué no salgan a jugar con otros compañeros. Me refiero a que se le tiene que ayudar a crear un buen concepto sobre la escuela y los estudios. Y este buen concepto deberá ir acompañado de buenos hábitos de estudio para llevarlo a cabo.

¿Cómo ayudar a tu hijo a tener un buen concepto sobre la escuela y los estudios?

Los conceptos negativos acerca de la escuela y los estudios no es solo una cuestión de títulos o trabajos. A menudo es cuestión de traumas, inseguridades, malos auto-conceptos sobre uno mismo e incluso malas relaciones con los demás.

Por este motivo es super relevante ayudarles a crear un concepto sano sobre la escuela y estudios.

¿Cómo sería un concepto sano?

Sobre la escuela:

“Ellos deben entender que la escuela es el lugar donde aprenden parte de las cosas.

Fuera también aprenderán más, y de formas distintas, pero en la escuela es el lugar donde se reúnen distintos compañeros de edades diferentes para aprender lo mismo.

Lo que les ayudará a poder entenderse mejor entre ellos vayan donde vayan. Así como poder realizar aquello que más les gusta en su vida para llevarlo de una afición a una profesión. Deben entender que es el lugar donde entrenar sus sueños.”

Sobre los estudios:

No tiene porque asociar escuela con estudios.

Hay muchísimas formas de estudiar. Leer, ver vídeos, experimentar, imitar a otra persona, jugar…

Por lo que sería incorrecto decir que para estudiar siempre hay que ir a la escuela. Igual que en la escuela no solo se estudia.

También se aprende a seguir unas normas, a respetar a los más mayores, a los iguales y a los más pequeños. A tener relaciones de amistad y compañeros, a tener unos horarios. Y muchas otras cosas más.

En conclusión, estudiar es aquello que se hace cuando tienes curiosidad e interés en algo. Y de esto los niños son una fuente constante.”

¿Cómo ayudar a los niños con TDAH a establecer buenos hábitos de estudio?

Principalmente con rutinas. Establecer un horario de lunes a viernes en el que se reservará de 30 minutos a una hora para estudiar.

Como he comentado anteriormente, estudiar no tiene porque ser mediante libros o solo las cosas de la escuela.

En primer lugar sí se van a realizar las tareas de la escuela, y una vez terminadas, entonces se estudiarán otros intereses que tenga el niño o niña.

Esto puede incluir ver un vídeo específico, bailar si tiene interés en la danza, hacer una canción si le gusta a música, leer un libro sobre eso que tanto le gusta, etc.

Así que ese “rato de estudio” debe de convertirse en una actividad gratificante y divertida más allá de ser su responsabilidad.

En el libro Los 4 pasos del TDAH encontrarás con más detalle como ayudarle a estudiar y coger buenos hábitos.

¿Cómo pueden motivarse por los estudios cuando son pequeños a partir de los 12 años?

Con 12 años su personalidad ya empieza a salir a flote. Empiezan a probar límites, a definirse por ellos mismos, empiezan a querer decidir sus propias normas, lo que quieren y lo que no quieren hacer.

Así que lo ideal es que el buen concepto sobre los estudios, la escuela y los hábitos ya los tengan adquiridos previamente a esta edad.

Lo que no se necesita mientras están en primaria son buenas notas, se necesita que tengan una buena filosofía de estudios.

Esto quiere decir que sepan adaptarse bien a la escuela, tener una buena comunicación con profesores, compañeros y llevar al día todas las tareas que se les pide. Así como tener curiosidad por seguir aprendiendo fuera de la escuela.

Conclusiones y recomendaciones finales

  • La conclusión más importante de todas es entender que incluso aunque el diagnóstico de TDAH sea fiable, tanto un niño como un adulto puede estudiar perfectamente.
  • Es diferente estudiar que ir a la escuela. Lo importante es saber hacer las dos cosas procurando sentirse cómodo. Para ello hay que sentar una buena base a poder ser antes de los 11 años de edad.
  • Cuando hay problemas de inquietud, un buen consejo es parar cada 20-30 minutos. Se para unos 5-10 minutos de descanso activo. Activo significa que se hagan 4 o 20 saltos, chille, se escuche alguna canción… El objetivo es despejar la mente.
  • Personalmente no recomiendo medicar en caso de TDAH. Estos síntomas se entienden como crónicos, por lo que la medicación no va a curar y comporta efectos secundarios. Puedes leer más sobre esto en ¿Por qué probar todas las alternativas posible antes de tomar pastillas?
  • Y la más importante de todas. Cualquier niño o adulto con TDAH puede conseguir el objetivo que se proponga, de hecho, ¡cuidado con no obsesionarse!

 

Escrito por Yaiza

Yaiza es Psicóloga experta en Crecimiento Personal y Mindfulness. Ayuda a personas a conocer mejor su mente para vivir una vida equilibrada y plena. Pero sobretodo, a que superes tus límites y expandas tu potencial. ¿Dominas tu mente o ella a ti? Empieza a dominarla cuidando tu autoestima con mi curso gratuito en yaizaleal.com

>